Publicado el Deja un comentario

Lecturas para la pandemia

Desde que comenzó la crisis del COVID-19 se han disparado las ventas de “La peste” o “Ensayo sobre la ceguera”, desde el Equipo Octubre además de a los dos escritores galardonados con el Nobel de Literatura os dejamos alguna recomendación más

“El brote de coronavirus dispara las ventas de ‘La peste’ de Albert Camus” así titulaba el diario El País el pasado 13 de marzo la noticia sobre el aumento exponencial de la inmortal obra del Premio Nobel en Italia y en Francia. ¡tiene su lógica! A día de hoy los ciudadanos españoles continuamos confinados-a pesar de que se avance en las fases de desescalada- y hasta que llegue, quién sabe cuándo, la nueva anormalidad la lectura ha sido, es y será un gran aliado para estos días.

Es posible que este post, no aporte grandes novedades y que estos libros ya los conozcas, los hayas leído o no compartas que sean los más adecuados para estos momentos que estamos viviendo. En ese caso, puedes dejarnos tus recomendaciones en el espacio habilitado para los comentarios. Comencemos, pues:

El libro de los abrazos, de Eduardo Galeano

“Se le habían roto los cristales de los anteojos y se le habían perdido las llaves. Ella buscaba las llaves por toda la ciudad, a tientas, a cuatro patas, y cuando por fin las encontraba, las llaves le decían que no servían para abrir sus puertas”. En momentos como los actuales en los que la incertidumbre es la máxima certeza, es preciso comprobar que los destellos de luz también se producen en circunstancias de absoluta obscuridad. En eso Galeano siempre ha demostrado su absoluta maestría para hacer “del mar de fueguitos” una galaxia de en la que cada persona brilla con luz propia.

Ensayos, de Michel de Montaigne

Me permito la anécdota personal, para referirme a la obra del insigne intelectual. En una clase de segundo de Bachillerato, durante la clase de la asignatura optativa “Literatura española y universal”, el profesor le cuenta a un grupo de adolescentes que en el siglo XVI un escritor francés se encerró voluntariamente en un castillo para escribir este tratado introspectivo sobre la condición humana. El volumen de las carcajadas fue notable: fin de la cita. Sin embargo, para los que hemos llegado a la edad adulta es una obra tremendamente recomendable, en estos momentos en que todos estamos examinando nuestras fortalezas y debilidades.

Los asquerosos, de Santiago Lorenzo

Santiago Lorenzo (Portugalete, 1964), es el autor de este Thriller que se desarrolla en una sola casa en un pueblo abandonado de la Castilla más profunda y en la que ese aislamiento, voluntario eso sí, permite descubrir elementos inéditos de nuestro propio universo.

La lectura de Los asquerosos puede ayudarnos a ver la manera en que se puede gestionar la austeridad, siempre que como en este caso, aunque sea forzada, se produzca un salto cualitativo de la propia vida del protagonista.

Para disfrutar mucho más el libro, conviene escuchar las reflexiones del autor sobre la novela, la literatura…sobre la vida en general. Es un complemento ideal para entender todo lo que rodea ese Walden en plena España Vacía.  

Publicado el 1 comentario

La Tercera España no existe

A sangre y fuego. Héroes, bestias y mártires de España/ MANUEL CHAVES NOGALES / RENACIMIENTO / 328 páginas

https://www.editorialrenacimiento.com/288-large_default/a-sangre-y-fuego.jpg

La figura del reporter sevillano comienza convertirse en la gran excusa de los intelectuales que no tienen ni el necesario valor para reivindicar su verdadera ideología. Por descontado, que desde aquí siempre animaremos a acudir a las fuentes originales, como son las obras editadas por la editorial Renacimiento- pionera en rescatar del ostracismo a Chaves Nogales-y en estos días Libros del Asteroide, pero no deja de ser un punto en cintra que académicos como Pérez Reverte o Trapiello que sabemos de sus querencias políticas, acaben ensalzando a esta excepcional pluma como representante de lo que han llamado tercera España.

Nadie en su sano juicio, pone en duda el talento narrativo y para manejar con especial habilidad el tiempo del relato y su resolución, pero no es menos cierto que la figura de Manuel Chaves Nogales no tendría la importancia que tiene si sus crónicas se hubiesen desarrollado durante la Guerra de Marruecos o en la década de los 80 del pasado siglo. La carga política y de retrato de la II República y la Guerra Civil Española y el reclamo de Chaves Nogales de su talante político moderado es la coartada perfecta para dar carta de naturaleza a la actitud naif con la que se trata ese período de nuestra Historia reciente. El “eran todos igual de malos”, “Los dos bandos hicieron barbaridades” y demás espantajos absurdos que difícilmente puede aceptar cualquier persona con una mínima formación académica pueden llegar a hacerse realidad cuando se lee esta crónica realizada en los comienzos de la contienda.

Es necesario leer a Chaves Nogales, para aprender a escribir, a narrar a combinar con la maestría que lo hace el punto y coma, con las descripciones prolijas y para que como los buenos delanteros centro se remate con firmeza y picando el balón y dirigiendo hacia el fondo de la portería cada uno de los relatos recogidos en este “A sangre y fuego”. Es necesario leer a Chaves Nogales para constatar que esa Tercera España no existe y recordar a sus exégetas que esa equidistancia que en términos políticos no debería existir en torno a la II Guerra Mundial, tampoco nos la podemos permitir los españoles cuando se habla de nuestra guerra civil.

Publicado el Deja un comentario

Desastres sociales, desastres domésticos

La maestría de Isaac Rosa para trasladar al plano de la ficción los dolores cotidianos provocados por el modelo económico y su entorno megacompetitivo está al alcance de muy pocos escritores
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=eH9SwLnI28o&w=560&h=315]

Y la Cuestión Social se hizo novela. Dickens, Sthendal, Emile Zola, Blasco Ibañez, Martín Santos…la nómina es interminable. Sin embargo, este género literario que se ha movido en las procelosas aguas de lo naif y el necesario panfleto parecía haber quedado reducido a la mera anécdota en las modernas sociedades del bienestar.

Los intentos de retomar el ánimo de retratar lo que nos rodea, ahondaban en el nihilismo de la Lucha por la vida de Pío Baroja marginalidad como fetiche, en novelas de importante éxito como el Trainspotting de Irwin Welsh.

Entre las ruinas del escepticismo, apareció en el panorama literario español un autor nacido en Sevilla en 1974, que tuvo la osadía de poner el foco antes de la Gran Recesión en los espacios en los que anidaba la precariedad; ese sector de la población española que no era precisamente pequeña, en las que la incertidumbre era la certeza del día a día.

Sus textos se adelantaron al desagradable momento en el cual el ascensor cuyo destino era la clase media, se detenía nada más comenzar su trayecto, resquebrajando los sueños de clase media, democratizando la temporalidad y poniendo el emprendimiento como única salida a un problema estructural…una forma de buscar el sálvese quien pueda en medio de un asunto solo podrá encontrar soluciones en el plano colectivo.

Feliz final, nos adentra de la manera sutil en que solo pueden hacerlos talentos como el suyo en el que las muescas que quedan en nuestras vidas, no son solamente achacables a nuestras decisiones, sino que por el contrario guardan una correlación directa con todo lo que nos pasa fuera de nuestro ecosistema doméstico y se generan en el espacio en el que desarrollamos la actividad que nos permite acceder a éste.

Con una original e incluso inédita estructura narrativa, Isaac Rosa fue capaz de sintetizar los motivos que demasiadas veces nos han precipitado al desastre y del que con la egolatría propia de estos tiempos nos creímos sus únicos responsables. Como aseguró en una entrevista en la Cadena SER de Zamora, previa a la presentación en nuestra librería. “Para querernos mejor, deberíamos vivir mejor”.

Publicado el Deja un comentario

EL REVERSO DE NUESTRA HISTORIA RECIENTE |Arturo Barea, entre la Revolución y el pesimismo

La Forja de un rebelde y la Raíz Rota representan dos testimonios contrapuestos del alma del exilio español

arturo barea ft ayto madridHubo un momento en la Historia de España en la que nuestra piel de toro se convirtió en el tablero de la geopolítica mundial. Entre los años 1936 y 1939, este país pasó de ser un lugar olvidado del sur de Europa a convertirse en el centro de atención de la opinión pública y publicada de todo el mundo, a causa de la gesta que fascistas y antifascistas libraban en el suelo patrio.

La Guerra Civil Española fue algo más que un enfrentamiento bélico; el cierre histórico dforja webe un proceso social cuyos antecedentes fueron narrados de forma magistral por Arturo Barea (Badajoz, 1897 – Londres 1957) en su trilogía “La forja de un rebelde”. El retrato de la vida de las clases populares en el castizo Lavapiés de los principios de siglo XX, las ansias imperiales de los poderes fácticos que provocaron la Guerra de Marruecos, el fracaso del regeneracionismo y la reforma social, el empoderamiento de trabajadores y sindicatos, la llegada de la II República, el levantamiento militar de Franco y la contienda militar en el Madrid de la resistencia popular republicana, son los paisajes por los que nos permiten transitar “La forja”, “La ruta” y “La llama”.

raiz rota web

Barea abandonaba España en el año 1938 para instalarse en la capital del Reino Unido, fue allí donde escribió su cuarta novela “La raíz rota”, en la que abandona la crónica subjetiva para adentrarse en la ficción y aunque mantiene el estilo narrativo directo, el retrato de la posguerra española y de sus conflictos cotidianos dejan entrever cierto pesimismo, que colocan a la última obra muy lejos de la trilogía que radiografiaba de forma magistral y honesta aquello que en los libros de Historia no había tenido cabida.

La editorial Salto de página rescataba en el año 2009 la última obra de Barea, con un excepcional prólogo del historiador e hispanista Nigel Townson, como tarjeta de presentación y en el que manifiesta que esta novela se ocupa “de las secuelas que, para Arturo Barea, como para muchos otros españoles, significaron un exilio sin retorno”.

Publicado el Deja un comentario

La forja de un rebelde

Arturo Barea / Cátedra/

Edición de: Francisco Caudet

Gran parte de la vida de Arturo Barea Ogazón (Badajoz, 1897-Londres, 1957) transcurrió en medio de la pobreza. Su madre, que se había quedado viuda cuando Barea apenas tenía dos años, emigró de Badajoz a Madrid con él y sus tres hermanos.

Publicado el Deja un comentario

La raíz rota

raiz rota web

Arturo Barea / De bolsillo/ 408 páginas /

“La raíz rota, la llegada en el otoño de 1949 a Madrid -el Madrid de Martín-Santos, de Cela, incluso del Benet memorialista, y no apeo a Barea del pedestal de los tres citados- de un exiliado procedente de Londres, Antolín Moreno, nada que ver con Arturo Barea -tan sólo su trasunto literario, moldeado a base de documentarse, de oír testimonios de primera mano: Barea no regresó nunca a Madrid-, es un extraordinario relato coral, con ecos barojianos del mejor autor de La Busca, que abre en canal con un implacable bisturí la podredumbre moral de un pueblo, derrotado o victorioso, que intenta sobrevivir en ese momento, en Madrid circa 1949.” Javier Goñi, Babelia-El País

Publicado el Deja un comentario

Recomendamos | “El anarquista que se llamaba como yo” de Pablo Martín Sánchez

Un acto tan aparentemente cargado de narcisismo como el de introducir tu nombre y apellidos en el motor de búsqueda Google, fue la génesis de la obra “El anarquista que se llamaba como yo”.

A caballo entre la novela y el ensayo, Pablo Martín Sánchez construye un apasionante relato que desemboca en la desconocida intentona de Vera de Bidasoa por la cual un grupo de militantes republicanos y anarquistas, en su mayoría, pretendían acabar con la Dictadura de Miguel Primo de Rivera, en un titánico y aventurero acto de invasión del país para su posterior liberación, a través de la localidad navarra.

anarquista libro

La semblanza de la vida del tocayo del autor se posa sobre los momentos más importantes del Siglo XX:  la aparición del cinematógrafo, la batalla de Verdún o el crecimiento exponencial del movimiento obrero de filiación libertaria en España, pasando por los grupos de acción anarquista y sus intentos magnicidas. El ritmo de la narración hace que aumente el ansia del lector por consumir las más de setecientas páginas del libro en el que se entrelazan el amor de infancia que se convierte en destino final, la amistad, la camaradería y el afecto y admiración paterno-filial.
vera de bidasoa

Hoy, que se habla permanentemente de “memoria histórica” lo narrado en “El anarquista que se llamaba como yo” puede denominarse como un gran ejercicio de ésta, dado que sintetiza una gran parte de la esencia de esa España subalterna que conoció la necesidad, la persecución política  o el éxodo en busca del pan y que de forma consciente emprendió la noble empresa de intentar que ninguno de sus iguales volviese a tener contacto con la desagradable experiencia de enfrentar una vida cargada de penurias y tristeza.

“El anarquista que se llamaba como yo”

Pablo Martín Sánchez

Acantilado

ISBN: 978-84-15689-18-8